Redacción/ mayo 8, 2019/ Sin categoría

A día de hoy existen varias opciones en el sector del transporte de mercancías. Las más habituales son: el transporte aéreo, el transporte terrestre y el transporte marítimo.

El transporte es una actividad imprescindible en la sociedad en la que vivimos, con una economía cada vez más global y en la que las fronteras comerciales cada vez son más difusas. En el momento de decidir que tipo de transporte nos conviene más tenemos una amplia variedad de opciones como el envío urgente, el transporte en función de la mercancía, el destino y también el tamaño de la carga.

El transporte terrestre y el transporte marítimo son dos alternativas al aéreo indicadas en función de unas determinadas necesidades. Cómo el transporte aéreo lo conocemos muy bien en este portal hoy os queremos hablar de las otras dos opciones.

EL TRANSPORTE TERRESTRE

Es la opción más habitual para envíos de mercancía en distancias cortas. Esta alternativa presenta importantes beneficios en el momento de enviar mercancías, sobre todo porque permiten una flexibilidad mayor a la hora de recoger los envíos y también encontramos más más ofertas de servicios de transporte.

El transporte terrestre es el tipo más económico, y de hecho, es el preferido por los españoles. Por otro lado, también podemos considerar que es el más rápido y el que ofrece una mayor flexibilidad. Tenemos que tener en cuenta que la capacidad es más limitada ya que no podemos transportar grandes cantidades o productos de grandes dimensiones, o más grandes que el container de un camión, sobretodo en distancias largas.

Los beneficios del transporte terrestre

  • Es mucho más económico
  • Permite que el transporte sea de puerta a puerta
  • Se pueden negociar más fácilmente los horarios
  • Es más flexible y se adapta a las necesidades de cada servicio
  • Se puede realizar el seguimiento de la carga en tiempo real

EL TRANSPORTE MARÍTIMO

El transporte marítimo es el más utilizado para enviar mercancías a diferentes países si no tiene que cumplir unos plazos urgentes. Es la opción más económica pero también la más lenta. Se pueden transportar diferentes tipos de cargas sin tener que preocuparse del peso o del volumen.

Es una opción lenta y muchas veces se tiene que lidiar con las condiciones del mar que pueden hacer que la carga llegue más tarde. Además, será necesario un segundo medio de transporte, habitualmente terrestre, para entregar la mercancía a su destino final.

Los beneficios del transporte marítimo:

  • Es mucho más barato
  • No tenemos tantas restricciones del tipo de mercancía por dimensiones o peso.
  • Se pueden enviar productos líquidos o gaseosos
  • Tiene una capacidad prácticamente ilimitada en comparación con el transporte terrestre y aéreo

Compartir esta entrada